Blogia
ENSAYOS DE LA SIERRA-SANTA CRUZ-BOLIVIA

UN TAL LUCAS, POR ALICIA SARDÁN GARRET

UN TAL LUCAS

Desde que aprendemos a escribir nos han enseñado que existe todo un esquema para componer, ya sea poesía, prosa, micro relato, pero sobre todo este sistema se marca en los cuentos, que tiene que tener inicio, nudo y desenlace. Principio, medio, trama (bien marcada para no perder el interés del lector), desenlace y final. Pero ¿qué sucede cuando rompemos las reglas ?el resultado no siempre es malo y este es el caso. “Un tal Lucas “ rompió el esquema legendario de la literatura y las viejas escuelas, poniendo en cuestión nuestras costumbres al momento de producir, manteniendo la base claramente : trama y conclusión. Haciendo al escritor más creativo, activo y atrevido cuando se trata de estructurar una idea haciéndolo Cortázar como a él se le presentaba en la pluma ó en todo caso en las circunstancias. Inicio, final, desenlace, trama y conclusión. Medio, final, trama, desenlace y conclusión (trágica). En esta ocasión Cortázar no sólo se representa en Lucas si no también hace que el lector, es decir, nosotros, seamos no solo Lucas sino estemos a lado para ver toda su perspectiva construyendo un canal único he importantísimo mutuo con Lucas, como él mismo lo dice  “Poco le importa la situación individual de los lectores, porque cree en una medida misteriosamente multiforme que en la mayoría de los casos cae como un traje bien cortado, y por eso no es necesario ceder terreno ni en la venida ni en la ida: entre él y los demás se dará puente siempre que lo escrito nazca de semilla y no de injerto “ Es así como Lucas (y me incluyo) huele, siente y saborea las palabras que intenta transmitir el escritor con toda la claridad posible, aun que en estos tiempos, con este esquema aún presentes en los colegios y nuestras costumbres dificulta al escritor transmitir y sobre todo al lector comprender.

Esto hace que el libro esté compuesto por recovecos, bromas, parodias y confusiones sorprendentes.  No se puede clasificar, no me atrevería a decir que “ Un tal Lucas “ es un libro de relatos, ni de ensayos y menos autobiográfico, aun que mezcla cuestiones políticas, sociales y personales, los reúne en algún prototipo de actas, es decir, cartas de conclusiones urgentes a sí mismo.

Lucas hace un preciso análisis a nuestra sociedad, pero tan preciso que aunque fue escrito en 1972 cuando uno lee con atención esto sigue y seguirá sucediendo, por ejemplo;  “ Lucas, sus estudios sobre la sociedad de consumo ” en ese escrito, Cortázar, es decir, Lucas, ve detenidamente como el hombre copia y mejora los productos de consumo, haciendo así una cadena interminable no sostenible, me refiero a qué, una persona saca al mercado un producto he inmediatamente la tienda de a lado lo copia y agrega algo más, y así sucesivamente pero esto no hace que el consumidor compre todos los productos, sólo se queda en cadena.  

También en  “ Lucas, sus intrapolaciones ” cae de cuenta que << No somos nada >> piensa por él y por el pulpo que veía en la televisión, como todos estamos envueltos en una telaraña enorme de mecanismos, tanto nosotros como el pulpo “decidimos, buscamos y disponemos “ a este mecanismo lo llamamos impulso, y ¿dónde queda el impulso si cuando se da resulta haber estado planeado en nuestro inconsciente ? cuando el DRAE dice  Impulso: Deseo o motivo afectivo que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar,  Entonces, “  ¿qué le queda? Un mecanismo, tan ajeno a las posibilidades de su empatía como el moverse de los pistones en los émbolos o el resbalar de un líquido por un plano inclinado. “redacta Lucas por él y también por todos nosotros”.

 

Y sobre todo, ¿cómo evadir sus “Soliloquios” ? Una crítica del hastió que deja los días y cómo nos perjudican en el amor (generalizando), su pasión al, mate a las cinco y media, la máquina de coser, zapatillas y lentas conversaciones sobre enfermedades y disgustos familiares y todo con olor a ropa tendida, almidón azulado y a lejía, huele a jubilación, a factura surtida o tortas fritas, y los niños jugando en el patio, todo eso forma parte de su “ Patiotismo” si bien es la perspectiva de un ciudadano Argentino, también nos envuelve a todos sus lectores. Así como nos envuelve y racionaliza “Sus métodos de trabajo “ cómo nos complicamos yéndonos por el camino fácil cuando podemos obtener lo omnipresente y plasmarlo con tranquilidad para luego ir a contar corderitos, así como lo hace Lucas.  



Pongo este libro como algo sarcástico, pero  más que un libro de ficciones, es un verdadero manual contra la solemnidad. No sólo arranca con un tono burlesco, casi para llamar a Cortázar demente rebelde , pero lo que hace Lucas es el inicio de un nuevo modo de describir y soñar las cosas, el nos da el incentivo para ser igual y aun más locos brindándonos las herramientas principales:  la ficción e imaginación, a  partir de eso nosotros podemos confiar en que “ los gatos son teléfonos especiales buscando siempre demostrar ser analíticos en las posiciones de las cuales todo se investiga y en todo se busca una razón de ser”.

Teniendo una fuerte influencia de Borges más temáticas y estructurales que estéticas,  Cortázar logra hacer que Lucas acepte la realidad que está viviendo y la considere normal, y cuando la realidad se hace demasiado cruda siempre busca maneras de hacerla loca, precipitada y exacta pero siempre expresando la realidad, sin miedo de cambiar el orden de la cronología y manteniendo siempre la trama y una conclusión firme, es nuevo estilo fue parte del Boom latinoamericano y es uno de los más grandes legados que tenemos en la literatura. 

ALICIA SARDÁN GARRETT

TERCERO “B” DE SECUNDARIA

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres